El autor ha ejercido, durante 18 años, como profesor en el ciclo de Educación Infantil, en una localidad de la costa catalana, cerca de Barcelona. Paralelamente a su trabajo, ha ido desarrollando durante esos años otros oficios: titiretero, narrador e "inventor" de cuentos, payaso, guionista, director y productor teatral, actor y escritor.


Miquel Beltran i Carreté no reconoce ninguna vocación literaria: "Siempre que escribo lo hago por necesidad, para transmitir algo que creo es importante comunicar...". Su libro La Escuela de la Alegría obtuvo en el año 2002 una Mención Honorífica en el prestigioso premio "Joan Profitós" de Ensayo Pedagógico. Es tambien autor de cuentos para niños y de artículos varios en el campo educativo.


A la luna, a ti, mi cielo, y a mis queridas estrellas nació como una preciosa declaración de amor. En sus páginas el autor pretendía introducir, anunciar, dar comienzo, desarrollar y liquidar, la hermosa y profunda descripción de un enamoramiento platónico que, en la imposibilidad de su consumación, surgió de la limpia nada para erigirse en una bellísima historia que a una sórdida nada debió regresar: "En sus páginas iba a contar una historia y acabé metiendo mi vida?".
Pero aquello que debía ser una bella y extensa carta dirigida a una mujer acabó siendo un profundo y exaustivo tratado sobre los sentimientos, una sucesión de escenas y pensamientos que, huyendo a menudo del hilo argumental, pretenden ofrecer una senda donde la reflexión curse su camino hacia las conclusiones...


"Quizás no sepa dónde voy, pero sigo soñando que puedo llegar... Quizás se pierdan mis sueños en los lindares de muchos links pasajeros, pero me consta van dejando huella en algunos tránsitos ávidos de sentimiento... Quizás nunca quieras quedarte y no habrás perdido nada... Pero, quien sabe lo que quizás hubieras encontrado si me hubieras dado la oportunidad de mostrarte..."